Una industria en transición

La lucha contra el cambio climático exige disponer simultáneamente de una gobernanza pública global, un sistema de mecanismos e incentivos, un conjunto de tecnologías e innovaciones, los recursos y el imprescindible protagonismo ciudadano Todo ello se debe hacer y acompañar además de crecimiento económico y bienestar.

A estos asuntos dedicaremos nuestro próximo Encuentro del Sector Energético, con un énfasis especial al ámbito de la innovación y las tecnologías. Estamos no sólo ante una transición energética, sino también ante una industria en transición que debe transformarse en toda su cadena de valor y subsectores.

La COP21 en París 2015 fue un éxito global por el consenso alcanzado en aquel momento, así como por la ambición y la voluntad de poner en marcha un mecanismo de gobernanza climática. Los consensos necesarios parecen hoy más lejanos que en el 2015, sin embargo, las posteriores cumbres celebradas en Marrakech, Bonn y Katowice han contribuido con avances notables al establecimiento de los procesos necesarios para este gobierno climático. A esta nueva gobernanza global hay que añadir el debate sobre cómo organizar la provisión de bienes públicos, “Top-Down” versus “Bottom-up”, debate trascendental para las decisiones y evolución de este compromiso global sobre el cambio climático.

Todo lo anterior sería imposible de conseguir si no logramos disponer de las tecnologías que necesitamos, con un suficiente nivel de madurez tecnológica y comercial, a tiempo de transformar nuestro actual sistema industrial-energético. Para ilustrar la importancia de esta cuestión basta con plantearnos algunos interrogantes: ¿disponemos de la tecnología que permita al transporte aéreo o naval no emitir gases de efecto invernadero -GEI-?, ¿podrá la humanidad en el 2050 prescindir del acero, del cemento y del vidrio?, ¿qué papel tendrá el hidrógeno?.

Según el “Tracking Clean Energy Progress de la AIE-2018” de las 37 familias de tecnologías clave para la descarbonización, correspondientes a energía, edificios, transporte, industria e integración de la energía-, solamente 4 de ellas se encuentran en un grado de maduración avanzado para su despliegue masivo. Otras 10 se encuentran en un estado estacionario sin que se vean avances que susciten un uso futuro.

En algunos ámbitos ya disponemos de algunas tecnologías renovables -PV y Wind on shore- entre otras, que nos permitirán cuasi-descarbonizar la electricidad. Por otro lado, los avances espectaculares en el almacenamiento denso de electricidad es otra fuente de esperanza para la electrificación del transporte terrestre. Asimismo, la existencia de un ecosistema de proyectos de emprendimiento y start-ups, con políticas públicas por ejemplo a nivel europeo, de impulso y apoyo a la innovación en energías sostenibles, con el liderazgo de empresas impulsando y apostando por el I+D, planteando nuevos modelos de negocio e inversiones es otra forma de avanzar.

En efecto, esta transición energética y esta industria en transición es, en términos netos, consumidora de recursos financieros importantes. Y ésta no es una cuestión menor, ya que los problemas de escasez son bien conocidos en economía y puede ser un campo fértil para la comisión de costosos errores. El desprecio de las economías de escala o de las de aprendizaje o de las de red encarecerán este largo e intenso proceso de cambio y transición climática y de replanteamiento y transformación de una industria entera.

Por último, conviene recordar que esta transición energética, a diferencia de las habidas anteriormente, debe ir más allá y llegar antes de lo que por sí solas las fuerzas de la tecnología y del mercado nos están llevando. La aceptación social y el imprescindible protagonismo ciudadano en este proceso requiere una comprensión tanto de su necesidad como de la equidad en el reparto de los costes. Es por ello que la política y la sociedad civil cumplen un papel esencial en el desenlace de todo este recorrido.

Sobre todas estas cuestiones queremos dialogar en nuestro próximo 17 Encuentro del Sector Energético organizado conjuntamente con Deloitte y la colaboración de Innoenergy.

Empresas colaboradoras

Ven al 17 Energy
19-20 de febrero de 2020

IESE Madrid
Camino del Cerro del Águila, 3
28023 Madrid, España

20% de descuento para inscripciones antes del 20 de enero

¿Podemos ayudarte?

Lourdes Bosch
IESE Industry Meetings

+34 93 253 64 68